02 Sep

El vacío en llamas

El vacío llega sin avisar, no importa la hora, no importa el momento, él llega sin si quiera enviar un mensaje de texto.

Un día desperté, después de una placentera siesta y me encontre envuelta de este sentimiento. El sol bañaba el cuarto con sus rayos radiantes y yo quedé perpleja de lo hermoso que era. El celeste del cielo era tan profundo que podía a penas sumergirme en el.

Era yo, en medio de una inmensidad de desaciertos. ¿Adidas?, ¿Huawei?, ¿Nike?, vallas, empresas, y ¿mi sentimiento? . Una sociedad pérdida en el consumo de nombres creados por el mismo ser que la consume.

Una sociedad pérdida en el mismo hoyo que ella misma se cavo.

Nuestra generación es la que tiene casos de depresión más seguidos a comparación de las generaciones anteriores.

Ahora los terapeutas tienen más trabajo que nunca, y los laboratorios les conviene, es más fácil hacerte dependiente de un medicamento mes tras mes que solamente ayudarte a crecer para que tu mismo aprendas a regular lo que te sucede a nivel cerebral. Igual les agradezco por hacerme los días cada vez más llevaderos.

Entonces aquí estamos de nuevo ¿vacío?, inunda mi alma. ¿vacío?. Se hizo más profundo después de que apareciste en mi vida. Es realmente ¿esta perspectiva de la vida la que buscaba?, ¿la que te genera vacío?. Prefería quedarme sin ella, definitamente, pero… hoy, puedo decir que puedo manejar situaciones que antes no podía si quiera imaginar cómo.

Ahí vuelve, el vacío que se emana a través de mi piel, florece cuando menos los espero, y desaparece por donde vino.

Heme aquí. Siendo otra vez apoderada por tal sentimiento que no te puedo describir pues no quiero que pases por lo que yo paso, quiero que nunca llegues a ver la perspectiva de la vida que yo a diario veo a través de mis ojos. Por eso prefiero construir una con mi propia concienca, así está perspectiva tan vaga creada a través de las entrañas de mi ser, será opacada por la fructífera vida que estoy dispuesta a crear tanto para ti como para mi.